Archivo de la categoría: Mil años

Libros de nunca acabar, estándares de calidad autoimpuestos y la revisión número ochenta mil

A veces un libro se atasca. Lo tienes claro en tu cabeza, lo escribes rápido, todo fluye… hasta que llegas a un punto muerto. Intentas avanzar, y nada. Una cosa es que siempre quieras cambiar cosas, es algo natural: ahora mismo le prendería fuego a la mitad de las páginas de El examen final. Pero hablo de pulir y pulir y pulir y no estar nunca contento.

Eso es lo que me está pasando con un libro. Se llama Mil años. Estaba terminado en 2014, os lo prometo. De hecho estuvo publicado, brevemente, para participar en un concurso de Amazon. Pero no era el producto que yo quería entregar. Una cosa es ser un autor indie, tener poquitos lectores (pero muy agradecidos) y no depender de esto para vivir, y otra es publicar cualquier cosa simplemente porque la has terminado.

Inara, la protagonista del libro, existe desde 2012. El primer borrador de la historia, un episodio introductorio, estaba escrito en enero de 2013. Parecía fácil, pero al final las líneas temporales y los detalles geográficos están llevando  más de la cuenta. El monstruo no para de crecer, y a cada revisión la nacen capítulos nuevos, personajes secundarios y pequeñas tramas. Ahora, aparte de una revisión geográfica intensiva, va a tener un mapa y seguramente ilustraciones interiores. Y hay más hilos de los que tirar. Más cosas que explicar. Más temas en los que profundizar. Más cabos sueltos.

Si El examen final tiene unas 90 mil palabras, Mil años ronda las 120 mil y no creo que la versión definitiva baje de 125 mil entre unas cosas y otras. Eso es un libro de 600 páginas en papel, y esto hace que el pequeño monstruo ya no pueda ser autoeditado de forma cómoda en tapa blanda (la encuadernación de Amazon no me parece de calidad para un libro tan extenso), lo que hará, a su vez, que en tapa dura sea bastante más mono que mis otros libros, pero también más caro. Por eso creo que hay que dar algo especial. Un libro con mayúsculas. Gastar 15 ó 20 euros en un libro indie es una locura, pero no hay otra manera (porque ya ha sido rechazado por las editoriales) y a mí me encantará el resultado tanto si vendo uno como un trillón.

El Mil años que se publicó en 2014 no era un mal libro, seguramente, pero el que saldrá en ¿2017? será mucho mejor…